Loading...

El turismo mendocino conjuga variados paisajes naturales, fauna, flora, arquitectura y gastronomía regional, folklore y tradiciones que son preservadas celosamente por un pueblo que identifican a una Mendoza que se proyecta al mundo. Al pie de las Cordillera se cosechan exquisitas frutas secas -nueces, almendras y castañas- y crecen deliciosas frutas frescas: manzanas, duraznos, peras, ciruelas, sandías, melones. La cocina cuyana, en general, integra las materias primas de la zona y transmite el espíritu de lo campestre y casero en platos elaborados de manera artesanal en establecimientos rurales. La provincia ofrece distintos recorridos, en los cuales se puede participar de los trabajos de campo como siembra, cosecha, poda, elaboración de artesanías, doma de animales, entre otras actividades. La oferta de alojamientos en posadas rurales y estancias de arquitectura local ancladas en paisajes de montañas completan el descanso.