El Gobierno de Mendoza realiza controles y forma conciencia entre comerciantes y prestadores turísticos para asegurar calidad y satisfacción para nuestros visitantes. A la vez, proporciona una serie de herramientas sencillas para reclamar cuando el servicio no es adecuado.

La Vendimia es un acontecimiento cultural de Mendoza que ha sabido cobrar relevancia turística nacional e internacional. A tal punto, que en el calendario turístico de la provincia es un momento esperado para proyectar nuestra imagen al mundo y posicionar a Mendoza en el mapa mundial de destinos de paseo.

Con una estadística que consigna que la afluencia de visitantes en esta fecha siempre arroja excelentes números de ocupación hotelera, el Gobierno toma las previsiones que propicien una fiesta que genera beneficios económicos para los anfitriones e inolvidables experiencias positivas para los turistas.

Nuestra provincia tiene mucho para ofrecer. En estos tiempos, además del intenso calendario de festividades y actividades relacionadas con la Vendimia, se pueden disfrutar la montaña, los caminos del vino y circuitos urbanos para todos los gustos, y una variada gama de ofertas gastronómicas de nivel superlativo.

En función de esto, el Gobierno de Mendoza aconseja la adopción de “buenas prácticas turísticas”, a fin de que la estancia en la provincia sea segura y agradable. Se recomienda, por tanto, contratar transportes turísticos registrados en organismos oficiales y utilizar alojamiento legal y habilitado con fines turísticos.

El Ministerio de Cultura y Turismo provee información segura sobre esos rubros y datos confiables relativos a locales gastronómicos, turismo aventura, bodegas abiertas al turismo y agencias de viajes en el sitio https://www.mendoza.tur.ar/.

Se recomienda, asimismo, evitar comprar productos o contratar servicios en la calle, ya que eso conlleva la ausencia de evidencias en relación con las condiciones acordadas. Además, tratando con prestadores debidamente habilitados, el usuario tiene derecho a solicitar el Libro de Quejas para dejar asentado su reclamo por servicios o atención prestados de forma inadecuada.

Asimismo, el Gobierno realiza controles y aplica multas a todo aquel prestador de servicios turísticos y gastronómicos que no cumpla con las disposiciones legales para funcionar. Listas de precios debidamente homologadas y el cumplimiento de condiciones de servicio y atención obligatorias son parte del compromiso que, como anfitriones, debemos cumplir para multiplicar el potencial turístico de la provincia.

Cómo cuidamos al turista

La Dirección de Calidad y Servicios Turísticos del Ministerio de Cultura y Turismo y la Dirección de Defensa al Consumidor dependiente del Ministerio de Gobierno, Trabajo y Justicia trabajan coordinadamente articulando acciones para cuidar al turista y concientizar a comerciantes y prestadores de servicios.

En ese sentido, además de redoblar los controles, se ha trabajado en proporcionar un servicio especial para que los turistas puedan gestionar reclamos. Por una parte, consiste en la aplicación móvil “148 Mendoza”, descargable de Google Play Store, que permite el inicio de un reclamo por incumplimiento de contrato, por ejemplo. Desde el celular se puede aportar una imagen que ilustre el problema, junto con los datos personales del denunciante.

Además, se ofrece el whatsapp +54 9 261 706 7038 de Asistencia al Turista, al que los turistas pueden enviar reclamos en forma directa durante su estancia en Mendoza.

De no ser posible resolver el reclamo inmediatamente, se puede realizar una denuncia formal a través del teléfono 148 opción 3, en tanto continúe en el ámbito geográfico de Mendoza.

En caso de haber abandonado la provincia, el turista puede emplear el correo 148@mendoza.gov.ar para describir el problema, consignar sus datos personales y adjuntar la evidencia de compra o contratación de servicio.

De esta forma, a la vez que se otorgan alternativas de resolución de problemas al visitante, se completa la tarea de concientización de prestadores de servicios y comerciantes respecto de que las transgresiones o “avivadas” encontrarán rápidamente un medio para ser expuestas y castigadas.